Pudin de Castañas

  • Postres Fáciles

  • Postres Tradicionales

  • Postres Thermomix

  • Postres Especiales

  • Postres Internacionales



  • "Pudin de Castañas"


    Pudin de Castañas


    Aquí tenéis la receta completa para elaborar un pudin de castañas, un exquisito postre que si no has probado te sorprenderá por su sabor tan rico y su textura. Te explicamos cómo se hace paso a paso de forma fácil y rápida.



    Ingredientes:

    - Medio kilo de castañas
    - 6 huevos grandes
    - Medio litro de nata líquida
    - 350 gramos de azúcar




    Preparación:

    Este postre es muy típico de preparar en la época en la que podemos encontrar castañas en el mercado, por lo que es un postre de los que se hacen normalmente en época otoñal, que es cuando se recoge este fruto tan rico y sabroso. Si nunca lo has probado, aprovecha para hacerlo, seguro que te va a encantar.

    Lo primero que hay que hacer es pelar las castañas y poniéndolas a cocer en una olla con abundante agua hirviendo, con un poco de sal. Cuando las castañas estén bien tiernas las sacamos y dejamos escurrir del todo. Apartamos unas 9-10 castañas que usaremos después decorar el pudin una vez esté listo.

    A continuación vamos a poner a calentar una sartén con unos 200 gramos de azúcar a fuego lento. Poco a poco se irá derritiendo y convirtiendo en caramelo. Usamos este caramelo para cubrir el fondo del molde en el que vamos a servir el pudin, o moldes si vamos a usar varios. Antes de que se enfríe el caramelo colocamos las castañas que apartamos antes troceadas, para decorar el pudin.


    Después cogemos el resto de castañas cocidas y las echamos en un recipiente, agregamos los huevos batidos, los 150 gramos de azúcar restantes y la natal líquida, y trituramos con la batidora hasta obtener una crema bien homogénea y sin trozos grandes. Vertemos la crema resultante en el molde caramelizado y vamos a hornearlo al baño maría. Para ello ponemos el horno a 180ºC y cuando alcance esa temperatura dejamos hornear durante unos 40-45 minutos. Antes de sacarlo del horno comprueba que está bien hecho por dentro, y déjalo enfriar unos minutos y después mételo en la nevera. Cuando esté bien frío, desmóldalo y sírvelo para comerlo, verás que delicioso está.