Tarta de Queso Thermomix

  • Tarta de Queso Tradicional

  • Tarta de Queso al Horno

  • Tarta de Queso Philadelphia

  • Tarta de Queso Fría

  • Tarta de Queso Thermomix



  • "Tarta de Queso Thermomix"


    Tarta de Queso Thermomix


    Si te gusta usar la Thermomix para hacer todo tipo de recetas, seguro que disfrutarás elaborando esta estupenda tarta de queso Thermomix que te proponemos a continuación. Sigue los pasos que te indicamos para que te salga bien.



    Ingredientes:

    - Sobre 25 galletas tipo María
    - 300 gramos de queso cremoso
    - 125 gramos de azúcar
    - 80 gramos de mantequilla sin sal
    - 180 ml de nata líquida
    - 4 huevos grandes




    Preparación:

    Comenzaremos la receta colocando las galletas en el vaso de la Thermomix para triturarlas unos segundos, hasta que queden totalmente trituradas. Añadimos entonces la mantequilla un poco fundida. De nuevo ponemos la Thermomix a triturar unos segundos, para que se mezclen bien las galletas y la mantequilla. Al final debes obtener una masa homogénea, sin trozos grandes y que se despegue fácilmente de las paredes.

    Engrasamos el molde para la tarta con un poco de mantequilla y un poco de harina por encima, para evitar que se pegue. Cubrimos la base del molde con la mezcla de galletas y mantequilla. La extendemos y aplastamos, para que la base de la tarta quede bien prieta. Dale un grosor de medio centímetro más o menos, que quede regular por toda la base. Mete el molde en la nevera para enfriar unos 15 minutos y se acabe de cuajar.

    Se limpia el vaso de la Thermomix y se echa en el mismo el queso cremoso, el azúcar, la nata líquida y los huevos, y se programa a 90ºC y velocidad 5 unos 10 minutos. Se conseguirá así una masa cremosa y densa, que vamos a verter sobre la mezcla de galletas con la que hicimos la base de la tarta en el molde, que se habrá cuajado ya en la nevera.


    Metemos la tarta de queso en el frigorífico durante unas 8 horas al menos, así quedará bien cuajada, y a la hora de apartarla no se rompa. Cuando la vayas a sacar, cúbrela por completo con mermelada del sabor que más te guste sobre la superficie. Te recomendamos que sea de arándanos o frambuesa, contrastan con el sabor de la tarta perfectamente. Y sírvela para comer siempre fría.