Torrijas de Vino

  • Postres Fáciles

  • Postres Tradicionales

  • Postres Thermomix

  • Postres Especiales

  • Postres Internacionales



  • "Torrijas de Vino"


    Torrijas de Vino


    Las torrijas son un dulce de gran tradición en nuestro país y típicas en Semana Santa, pero es una receta que se puede hacer todo el año. Aquí os mostramos detalladamente como hacer en casa unas ricas torrijas de vino.



    Ingredientes:

    - 350 gramos de pan para torrijas
    - 3-4 huevos grandes
    - 10-12 Clavos de olor
    - 500 ml de vino blanco
    - Agua
    - 500 ml de miel
    - Aceite de oliva




    Preparación:

    Los ingredientes que vamos a emplear son los necesarios para hacer un paquete de pan especial para torrijas, de los que encuentras en cualquier supermercado en las fechas cercanas a Semana Santa. Si quieres hacer más o menos cantidad, ajusta los ingredientes manteniendo la proporción que os indicamos, aunque si os gusta con más o menos sabor a vino o miel, por ejemplo, podéis modificarlas un poco.

    Para empezar se pone un cacito con la miel a calentar, junto a un vaso de agua y un puñado de clavos de olor, y dejamos hasta que se diluya la miel y quede de forma líquida. Mientras tanto cogemos un recipiente amplio y mezclamos en el mismo el vino y un vaso de agua. También dejamos los huevos batidos en otro bol. Y por último echamos aceite de oliva virgen a calentar en una sartén de buen tamaño.

    Mientras el aceite se va calentando, mojaremos las rebanadas de pan en el vino rebajado con agua, bien mojadas para que cojan sabor, pero sin que se nos rompa. Lo pasamos después por el huevo batido, escurrimos un poco y echamos a la sartén cuando el aceite esté bien caliente. Las vamos friendo bien por ambos lados, sin que se nos quemen, y al sacarlas las pasamos por un recipiente con la miel, para que se empapen al gusto, y vamos colocando en un recipiente amplio donde las guardaremos.


    Según las quieras con mayor o menor cantidad de miel, las puedes guardar sin pasar por la miel y después verter un poco por encima, cada cual que lo haga a su gusto, o servirlas con la miel aparte, y que cada uno se sirva la que quiera. Espera a que se enfríen del todo en la nevera para comerlas, ya que así estarán más ricas, porque además los sabores se habrán mezclado mejor. .